También estamos en
Matza en pésaj

Israel facilitará las reglas de prueba de coronavirus para los viajeros entrantes a partir de la próxima semana

Israel facilitará las reglas de prueba de coronavirus para los viajeros entrantes a partir de la próxima semana


Agencia AJN.- La Agencia AJN recorrió el prestigioso Centro Médico Hadassah, situado en Jerusalem, la histórica capital del Estado de Israel, donde fue recibido por su director, el profesor Yoram Weiss, para conversar sobre esa entidad, su labor durante la pandemia de coronavirus, la inauguración de su filial latinoamericana en México y la relación con los médicos y hospitales argentinos.

– El mundo observa a Israel en todo lo referido al coronavirus y usted dirige Hadassah, uno de los referentes en ese sentido, ¿cómo se siente al respecto?

– Pienso que una de las cosas que ocurrieron a raíz del coronavirus es que, de hecho, demostró el poderío del sistema sanitario israelí y la enorme capacidad del país para lidiar con situaciones inusuales. Se dice que Israel es la Nación Emergente (Start Up Nation), así que de algún modo, el coronavirus fue el emergente… La mayor ventaja es ser un pueblo que muy rápidamente sabe tratar de analizar la situación y organizarse para abordarla. Hadassah supo muy rápidamente identificar que se trataba de una enfermedad muy, muy difícil, entender que debía crear un modelo para atender a los enfermos y, mucho antes que otros, que había que comenzar a redactar protocolos y autorizar el acceso a los mismos de todas las personas.

– Esto fue al comienzo de la pandemia…

– Ciertamente al comienzo… Por entonces era director de Hadassah Ein Karem y responsable del coronavirus y ya en el primer mes formé un equipo. Abrimos un hospital para el coronavirus, separado del general, decidimos que todos los enfermos con respirador estuviesen en terapia intensiva y designamos una comisión dedicada a la redacción de protocolos de atención para que hubiese un estándar y todos en el hospital actuasen de la misma manera. También decidimos rápidamente transmitírselos a Hadassah Internacional para que los tradujesen y distribuyesen a todo el mundo. Ese fue el primer aporte. El segundo fue que hubo varios grupos que notaron un déficit en respiradores y empezaron a trabajar en todo tipo de soluciones para inventar unos baratos. Finalmente no los necesitamos porque gracias a D’s en Israel había suficientes, pero algunas de esas ideas se usaron en diversas partes del mundo, sobre todo en países muy pobres que no tenían plata para comprar respiradores caros y pudieron suplir esa carencia. Por otra parte, Israel tiene un sistema sanitario muy integrador, que incluye servicios de salud y hospitales supervisados por el ministerio. Esto le permitió al Estado de Israel organizarse muy rápidamente y, de hecho, pasarles la atención de los enfermos más leves a los servicios de salud y así evitar el colapso de los hospitales, que es lo que ocurrió en muchos países, incluso los más avanzados del mundo occidental.

– ¿Es por esto que Pfizer ve a Israel como punta de lanza?

– Pfizer vio otra cosa y es que Israel fue uno de los primeros países del mundo en tener un sistema por el cual el ministerio transmite información de los pacientes a todos los hospitales y servicios de salud. Por eso lo considera un lugar que puede convertirse en un gran país de experimentación y, de hecho, Israel puede convencerlo de que no es solo un pequeño Estado organizado, sino que de él puede recibir muchísima información. Por esta razón pudo hacer el experimento más grande y rápido de vacunación con Pfizer, que de hecho fue la fase 3. Vinculado con esto, tanto para las deliberaciones sobre vacunación que se hacen en la FDA (autoridad de control sanitario) de los Estados Unidos como en el Parlamento británico solicitaron que participaran funcionarios del Ministerio de Salud porque pienso que hoy, en todo lo que respecta a la vacunación y la organización frente al coronavirus, Israel es un país que creó un estándar y tiene qué aportar en este tema.

– ¿En qué lugar o situación se encuentra Israel frente a la pandemia actualmente?

– No se puede mensurar desde el punto de vista de un lugar, pero si consideramos el nivel de contagiosidad del COVID y cuántos enfermos hay, entonces hace un tiempo fue muy alto porque hubo aquí un brote, la cuarta ola, que estuvo relacionada con la (variante) Delta, pero en este momento tenemos un descenso muy, muy significativo y lo vemos en Hadassah: hace un mes y medio o dos teníamos unos 14 enfermos diarios de COVID ingresados en la sala de emergencias y casi 60 en el hospital, 20 de ellos con respirador, y hoy bajamos a 8, con las unidades de coronavirus vacías y casi no se identifican casos, aparentemente como consecuencia de la tercera vacunación que la gente recibió.

WhatsApp Image 2021-11-16 at 10.37.37 AM

Yoram Weiss junto al director de la Agencia AJN, Daniel Berliner.

– ¿Y de cara al futuro?

– Es difícil saberlo porque en mayo pensábamos que el coronavirus se había terminado y entonces de pronto apareció la Delta y en dos meses tuvimos la cuarta ola… Por eso pienso que hay que ser muy pragmáticos, respirar hondo y entender que debemos estar preparados ante la posibilidad de que estemos mucho mejor, pero también ante la posibilidad de que surja una quinta ola. Espero que no sea así, pero es imposible saberlo.

– ¿Cómo es la vacunación de los niños en Israel?

– Antes que nada, Israel fue uno de los primeros países que decidieron vacunar a los niños mayores de 12 años, pero actualmente se habla de los de 5 y la FDA lo autorizó en sus últimas recomendaciones. Israel se está preparando para vacunar a menores de 5 años. Sabemos que, en general, el COVID es una enfermedad muy leve para los niños, salvo para un grupo muy, muy chico que tiene complicaciones. La mayoría la atraviesa de manera asintomática o con síntomas muy, muy leves. El asunto es que muchas veces los niños son, de hecho, el vector que les transmite la enfermedad a los adultos y esa es la razón de vacunarlos. Si realmente quieren llegar a una «inmunidad de rebaño» y de ese modo detener la contagiosidad del coronavirus, entonces al parecer hay que vacunar a los niños, y esta es la explicación de por qué tenemos esa tendencia. La vacunación para chicos tendrá una dosis menor a la aceptada para los adultos.

– En la Argentina se aplica la vacuna Sputnik V, pero en general, en el mundo no la quieren. Israel estaba en este grupo y de pronto, tras la reunión entre el primer ministro, Naftali Bennett, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, cambió de opinión…

– No soy un gran amante de la Sputnik, pero antes que nada, no puedo afirmar con certeza que no funcione porque hay un estudio estadounidense que sostiene que es eficiente. Pienso que Israel entró en la misma situación que con la Moderna, ya que hay gente que comparte la teoría de que la combinación de vacunas puede ser que no esté mal, pero realmente no puedo opinar porque no conozco lo suficiente al respecto.

– ¿Qué puede contar sobre la inauguración de Hadassah México?

– Estamos muy, muy felices y entusiasmados. Teníamos muchas ganas de trabajar juntos y aportar a esta cooperación. Pienso que es algo estratégico, muy importante para Hadassah, y desde nuestro lado haremos todo para que sea exitoso. Asimismo, ansío que podamos llevar este proyecto a médicos que estudiaron en Hadassah y ahora trabajan en México para que se unan a él. Nos alegraría mucho y pienso que esos doctores pueden ser algo maravilloso para ese centro porque conocen la forma de trabajo de Hadassah. Así que miramos hacia adelante con una gran voluntad de triunfo.

– ¿Por qué es algo estratégico para Hadassah?

– Porque pienso que Hadassah transmite un mensaje universal que quienes recorren Hadassah entienden y que en una sola palabra sería «humanidad» o «coexistencia». Es decir, a lo largo de todos estos años sirvió a toda la población de Jerusalem, que es una de las ciudades más destacadas desde los puntos de vista religioso y poblacional: musulmanes, judíos y cristianos, israelíes y palestinos… En medio de todo eso, quien recorre Hadassah siente qué es la paz. No hace falta hablar de eso, todos lo entienden. Cuando vine a Hadassah, esa fue una de las cosas que me atraparon. Llegué por casualidad y me quedé 31 años… Es simplemente fantástica la responsabilidad compartida de médicos y enfermeros árabes, judíos y de otras religiones, al igual que los enfermos. En mi opinión es un mensaje que Hadassah debe transmitir a todo el mundo con orgullo y pienso que eso es Hadassah México. Lo segundo es la excelencia en medicina. Pienso que en Hadassah hay un enfoque en la excelencia, una atracción por la excelencia, y espero que en México haya un hospital que provea excelencia y capacidades médicas de avanzada.

– ¿Es bueno para Sudamérica que Hadassah esté en México?

– Eso espero…

– La Argentina está orgullosa de tener una médica en Hadassah como Malena Cohen-Cymberknoh y de su trabajo, aunque seguro que hay muchos como ella, de distintas partes del mundo…

– La conozco perfectamente. En primer lugar, hay varios médicos de la Argentina en Hadassah, aunque realmente Malena hace un fantástico trabajo en su calidad de directora de la Unidad de Neumología Pediátrica y ahora ganó un premio muy respetado en el Estado de Israel, por lo cual estamos muy orgullosos. Pienso que la contribución de los olim (inmigrantes) al Estado de Israel siempre es maravillosa y que Malena es ejemplo de ello: médicos que vienen del exterior, se forjan a sí mismos y llegan al éxito, y de hecho, al fin de cuentas, esto quiere decir que Israel es el hogar de todos nosotros.

– Usted es una parte importante de Hadassah, ¿qué siente cuando ve trabajar a un profesional de la salud palestino, con todo lo que hacen para que ello ocurra?

– Este es un lugar donde triunfa quien trabaja duramente y hace una buena medicina. Por ello, todo aquel que se encuentra aquí hace alguna contribución y no importa de dónde viene: si es palestino o israelí, cristiano, musulmán o judío ortodoxo. Eso no me interesa en absoluto. Todo el que viene a entregar su alma, su cerebro, su voluntad y sus conocimientos para atender bien a los pacientes, será reconocido por ello con alegría.

– Al recorrer Hadassah uno también puede observar que aquí se atiende gratuitamente a enfermos pudientes y carenciados, con una hotelería de primer nivel…

– Debo decir que, realmente y sobre todo en nuestro nuevo edificio para internación, la atención es muy buena para todos los enfermos y aquí no hay diferencia en todo lo que respecta a la calidad entre pacientes privados y públicos. No importa de dónde vienen, ni su raza, ni su sexo. A todos los abrazamos y tratamos de la mejor forma, todos nos importan y tratamos de darles el tratamiento más avanzado del mundo. Pienso que este es el orgullo de Hadassah y debo decir que también del Estado de Israel porque es un país que de verdad le asegura atención médica universal a cualquier habitante, no es necesario ser ciudadano.

– Usted visitó la Argentina, ¿qué puede decir sobre las relaciones con Hadassah?

– Quedé muy impresionado con el sistema de salud de la Argentina y los médicos que conocimos, y de verdad intentamos mantener el contacto. Claudia Poggi sigue haciendo videoconferencias con algunos de los hospitales, junto con médicos que estuvieron allí y otros. Desde mi punto de vista, si el vínculo con la Argentina se fortalece aún más, seré el primero en alegrarme. Pienso que es un país fantástico, con un pueblo maravilloso, y realmente disfruté la visita, a pesar de que estaba el coronavirus. Quedé extraordinariamente impresionado con la Argentina y espero volver con mi familia, como lo tenía programado.



Related Posts
Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *

30 − 25 =