También estamos en
Matza en pésaj

La Agencia Judía busca definir su nuevo presidente

La Agencia Judía busca definir su nuevo presidente


Agencia AJN.- Una nueva encuesta muestra que al menos el 17% de las familias israelíes sufren inseguridad alimentaria durante la ola Delta.

Al menos el 17% de las familias israelíes no pueden permitirse la cantidad o el tipo de alimentos que necesitan durante esta cuarta ola de la pandemia de COVID-19, según una encuesta reciente del Instituto de Política Social de la Universidad de Washington (WU), una realidad que está repercutiendo negativamente en la salud física y mental de los niños del país.

La encuesta, dirigida por la directora del SPI, la profesora Michal Grinstein-Weiss, se basó en un cuestionario en línea realizado entre el 18 y el 22 de agosto y compartido con The Jerusalem Post este mes. Definió a las familias que sufren inseguridad alimentaria basándose en el índice aceptado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

La encuesta mostraba que en el momento álgido del coronavirus, el fenómeno de la inseguridad alimentaria era más agudo: alcanzaba a una cuarta parte de las familias israelíes, incluyendo un tercio de las monoparentales. Con la apertura de la economía en los últimos meses, ese porcentaje ha disminuido, pero sigue siendo alto.

Sin embargo, la inseguridad alimentaria ha disminuido con cada ola sucesiva de coronavirus. El equipo de la Universidad de Washington realizó cuatro encuestas previas sobre seguridad alimentaria durante las oleadas anteriores, así como cuando el COVID estaba en declive y el país comenzó a abrirse. En la primera oleada (junio de 2020), alrededor del 23% de los encuestados dijeron que experimentaban inseguridad alimentaria, el 22% en la segunda oleada (septiembre de 2020), el 18% en la tercera oleada (enero de 2021) y el 13% en junio.

Además, las familias árabes-israelíes son las que más han sufrido a lo largo de la crisis, ya que el 43% de ellas dijo haber experimentado inseguridad alimentaria en la primera oleada, el 41% en la segunda, el 37% en la tercera, el 32% en junio y el 36% en esta oleada actual.
El equipo de la Universidad de Wisconsin encontró una relación esperada pero fuerte entre la inseguridad alimentaria y el comportamiento de los niños, dijo Weiss al Post. Esto incluía estallidos de ira, expresiones de violencia y más.

En concreto, el 68% de los padres con inseguridad alimentaria dijeron que sus hijos sufrían de rabia y arrebatos, en comparación con el 57% de los padres con seguridad alimentaria, mientras que el 48% de los padres con inseguridad alimentaria dijeron que sus hijos habían sufrido ataques de violencia, en comparación con el 31% de los niños con seguridad alimentaria.

Además, se descubrió que el 62% de los niños con inseguridad alimentaria hacían un uso excesivo de los dispositivos electrónicos (frente al 50%), sufrían trastornos alimentarios (48% frente al 19%) y trastornos del sueño (64% frente al 40%).

Los niños de familias con inseguridad alimentaria tienen problemas de salud física (11% frente al 3% de los niños con seguridad alimentaria), problemas de salud mental (15% frente al 6%) y problemas de socialización (20% frente al 13%).

Una encuesta realizada por el profesor Aron Troen, de la Facultad de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de la Universidad Hebrea, corrobora el hallazgo de la Universidad de Washington. Añadió que había unos 450.000 niños en Israel que participaban en el programa de alimentación escolar incluso antes de la pandemia, en su mayoría procedentes de familias de bajo nivel socioeconómico, y la mayoría de esos niños corrían un riesgo considerable de inseguridad alimentaria. Durante la crisis, se perdió entre un tercio y la mitad de los “días de alimentación”, lo que probablemente dejó a estos niños con hambre.

Pero durante el COVID se puso de manifiesto otro problema, dijo. No sólo las familias que vivían en la periferia o en los “márgenes de la sociedad” se enfrentaban a la inseguridad alimentaria, sino también la clase media. Muchas de estas personas habían estado viviendo a un paso de tener problemas para llevar comida a la mesa, dijo Troen, y la crisis del coronavirus las llevó al límite. “Hubo quienes se encontraron con problemas que antes no los tenían”, explicó.

Dijo que, a nivel internacional, los bancos de alimentos de algunos países hablaban de hasta un 300% de aumento de la demanda. En Israel, ese porcentaje se acercaba al 70%.

Según la encuesta de la Universidad de Washington, la razón número uno de la inseguridad alimentaria -mencionada por más de la mitad de los encuestados- era que las familias no tenían suficiente dinero para comprar alimentos. La segunda razón más importante era que las familias no tenían suficiente tiempo para cocinar (más del 40%), quizás porque trabajaban más para llegar a fin de mes.

Según Grinstein-Weiss, el gobierno no estaba lo suficientemente preparado para atender a estas familias. Según ella, sólo un tercio recibió ayudas de la seguridad social, aunque Troen dijo que sus encuestas han demostrado que este porcentaje es aún menor, más cercano al 20%. El resto recibió ayuda de la familia, los amigos o las organizaciones sin ánimo de lucro, o no recibió ninguna.

“Parece que faltan datos y estudios”, dijo, tanto para entender quiénes son estas familias como la gravedad de esta situación.

“La seguridad alimentaria es algo que el gobierno está obligado a proporcionar a todos sus ciudadanos”, dijo Troen.

Aunque elogió a las organizaciones sin fines de lucro por la labor que realizan, dijo que su trabajo “no debería dejar al gobierno fuera de juego. Se trata de una cuestión de resiliencia y seguridad nacional. Es tarea del gobierno asegurarse de que los ciudadanos tengan un sistema alimentario saludable, sostenible y asequible, cosa que en la actualidad no tenemos”.

Estudios internacionales han demostrado un aumento sustancial (hasta el 50%) de las enfermedades crónicas, así como una mayor probabilidad de desarrollar diabetes y anemia, entre las personas que llevan una dieta poco saludable.

Las mayores consecuencias son para los niños, dice Troen, que no desarrollan todo su potencial.

“Es uno de los factores que los atrapa de nuevo en la pobreza”, dijo.

Fuente: Jerusalem Post.



Related Posts
Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *

62 + = 64