También estamos en
Matza en pésaj

Lapid agradece al enviado de Estados Unidos a la ONU por ‘luchar’ en nombre de Israel

Lapid agradece al enviado de Estados Unidos a la ONU por ‘luchar’ en nombre de Israel


Agencia AJN.- Estados Unidos ha pedido a Israel que aproveche sus buenas relaciones con el líder del golpe de Estado en Sudán, el general Abdel Fattah al-Burhan, para presionar a los militares del país para que restablezcan el control civil de la nación, según informó Barak Ravid de Axios.

Citando a funcionarios estadounidenses e israelíes, Ravid señala que Burhan tiene buenos vínculos con el Mossad y otros aparatos de seguridad de alto nivel en Israel y ha sido una figura central en el proceso de normalización.

Dice que la administración Biden ha dicho a Jerusalem que la normalización no puede continuar hasta que Sudán se haya estabilizado.

Sudán ha entrado en crisis después de que los militares disolvieran el gobierno del país y declararan el estado de emergencia.

El golpe de Estado ha destruido las esperanzas de una transición pacífica del poder tras la destitución del expresidente Omar al-Bashir en 2019.

Sudán ha estado gobernado por una alianza entre los militares y grupos civiles desde 2019, pero el lunes, los militares tomaron efectivamente el control.

El primer ministro Abdalla Hamdok y su esposa fueron detenidos y llevados a un lugar no revelado. También fueron detenidos numerosos ministros y funcionarios del gobierno.

El general Abdel Fattah al-Burhan, jefe de las fuerzas armadas de Sudán y quien está detrás de la toma del poder por parte de los militares, disolvió el Consejo Soberano y el gobierno de transición, que comparten el poder.

Afirmó que el acuerdo de reparto del poder con los miembros civiles del Consejo Soberano de Transición del país «se convirtió en un conflicto» en los últimos dos años, «amenazando la paz y la unidad» de Sudán.

Se han suspendido varios artículos de la Constitución y se ha destituido a los gobernadores de los estados, dijo Burhan.

Cuando Omar al-Bashir fue derrocado en un golpe de Estado en 2019, poniendo fin a su gobierno de tres décadas, la cúpula militar de Sudán asumió el control para supervisar la transición de poder, formando el Consejo Militar de Transición.

Pero el consejo contó con la fuerte oposición de un movimiento pro-democrático que pedía en su lugar un gobierno civil. Tras negociaciones tensas que duraron semanas, ambas partes acordaron formar un Consejo Soberano que gobernaría «durante los próximos tres años o un poco más».

Según el acuerdo alcanzado en julio de 2019, el consejo militar se encargaría de la dirección del país durante los primeros 21 meses. A continuación, una administración civil gobernaría el consejo durante los 18 meses siguientes.

Pero ha demostrado ser una alianza inestable. El ambiente triunfalista que invadió la nación tras la destitución de Bashir se ha amargado, y las tensiones entre ambas partes han aumentado en su lucha por mantener el control sobre el futuro de la nación.



Related Posts
Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *

+ 12 = 13